Elegir el nombre de los personajes

La elección del nombre de los personajes es otra de las tareas a las que nos enfrentamos cuando escribimos una novela o relato. Hay veces que el nombre se nos viene a la cabeza sin ninguna dificultad: pensamos en nuestro personaje y simplemente “sabemos” cómo se llamará.

Sin embargo, en otras ocasiones parece que no hay ningún nombre que encaje con nuestro protagonista o bien no nos gusta ninguno de los que se nos ocurren.

A continuación te voy a ofrecer algunas ideas que espero que te resultan útiles para elegir el nombre de tus personajes.

Buscar un nombre que satisfaga un propósito

A la hora de dar nombre a nuestros personajes, podemos enfocar la tarea de dos formas distintas:

  1. Buscar un nombre cuyo significado subraye algún rasgo de su carácter o algún elemento de la historia. En otras palabras: buscar un nombre que satisfaga un propósito.
  2. Elegir un nombre que nos guste, pero sin perseguir otro tipo de objetivo.

En mi opinión, la mayor dificultad del segundo enfoque es que no se nos ocurra ningún nombre. Por esta razón, más adelante te doy algunas ideas para que encuentres el nombre de tu personaje si no estás muy inspirado.

Sin embargo, el primer enfoque puede que sea algo más complejo y me gustaría comentarlo con más detalle. Vamos a ello.

El significado del nombre

Apelar al significado del nombre para subrayar una de sus cualidades, puede ser una buena idea. ¿Has leído La casa de los espíritus de Isabel Allende? En esta novela, Clara del Valle es la matriarca de la familia. Clara también tiene dotes clarividentes o, en otras palabras, el futuro se le presenta con “claridad”. Además, es hija de Nívea, madre de Blanca y abuela de Alba. ¿No te parece que la autora desea establecer un enlace entre estas mujeres a través de estos nombres? De alguna manera, esta relación refuerza el hecho de su parentesco.

Como puedes observar a través de este ejemplo, el significado del nombre que elijas para tu personaje no sólo puede serte útil para subrayar algún rasgo de su caracter, sino también para establecer conexiones entre éste y otros personajes.

Para consultar el significado de los nombres puedes utilizar alguna enciclopedia en línea como por ejemplo Behind te Name o El significado de los nombres.

Valora jugar con el contraste

Si buscas un nombre para tu personaje que contenga algún significado, también puedes considerar el que sea opuesto al rasgo que deseas resaltar. En ese caso, subrayarías una característica de tu personaje mediante el contraste con su nombre. Por ejemplo, tu protagonista puede llamarse Angustias y ser una persona extremadamente tranquila.

Los nombres sin significado aparente

En origen, todos los nombres contienen algún significado. Sin embargo, puede que el lector no lo recuerde (o lo desconozca). Además, se da el caso de que, si el nombre es utilizado con frecuencia, puede parecer un nombre demasiado común. ¿Es conveniente utilizar un nombre usual para nuestros personajes?

No te dejes impresionar por los nombres más rebuscados o elaborados. Los nombres usuales también pueden ser una buena idea para tu personaje. Un nombre tan común como Pedro puede resaltar que tu protagonista es un “tipo normal” que se ve inmerso en una peripecia nada corriente.

No se me ocurre ningún nombre, ¿qué puedo hacer?

Hay veces que no queremos complicarnos o no necesitamos utilizar el nombre del protagonista como recurso literario. En otras ocasiones, queremos encontrar un nombre para personajes secundarios o terciarios y no consideramos necesario que esos nombres persigan alguna intencionalidad.

Sin embargo, sí queremos que esos nombres nos guste y/o que llamen la atención del lector, y a veces no nos surgen ideas. ¿Qué podemos hacer?

Personajes con nombres reales

Si estás escribiendo una novela o relato cuyos personajes tengan nombres reales, puedes utilizar uno de estos recursos en caso de que no se te ocurra ningún nombre:

  • Hacer una lista de tus personajes favoritos y escoger un nombre de entre ellos.
  • Recortar los nombres propios que aparezcan en un periódico, revista, o que imprimas de alguna lista de internet y escoger uno de ellos al azar.
  • Pensar en una persona que conozcas y dar el nombre a un personaje pero de género opuesto. Por ejemplo, tengo un amigo que se llama Daniel y decido llamar a un personaje Daniela.

Personajes fantásticos

Si tu obra es de fantasía y estás buscando algún nombre inventado pero no se te ocurre ninguno, puedes recurrir a algún truquillo de estos:

Inspírate en nombres reales

  • Mezcla dos nombres reales: Para inventarte un nombre nuevo puedes tomar el comienzo de  un nombre común y el final de otro; por ejemplo: María y Pedro pueden dar “Mardro”. Por supuesto, también puedes tomar los dos inicios de los nombres (“Marped”), etc. Como ya supondrás, las combinaciones son varias.
  • Escribe al revés un nombre real. Por ejemplo, puedes inspirarte en el nombre de Laura. Al escribirlo al revés obtendrás Arual. Ese puede ser un nombre para tu personaje.

Emplea generadores aleatorios de nombres

Hay programas informáticos en línea que te “ahorrarán el trabajo” de inventarte un nombre, como SuperpatanegraFantasy Names Generator

Utiliza el azar

Aquí puedes usar cualquier técnica que imagines:

  • Subraya la primera sílaba de 3 titulares de periódicos
  • Introduce papeles con sílabas diferentes (“lor”; “pe”; “chan”; etc.) dentro de una caja y sacar 2 al azar.
  • Utiliza dos cajas. En una puedes meter papeles con las consonantes y en la otra papeles con las vocales. Saca tantas consonantes y vocales como quieres que tenga tu nombre. Puedes conservar el orden aleatorio en que has ido sacando las letras o bien ordenarlas y formar un nombre más a tu gusto.
  • Seguro que a ti se te ocurren otras ideas de utilizar el azar… ¡La imaginación al poder!

Y tú, ¿qué truquillos tienes a la hora de dar nombre a tus personajes? Cuéntame, cuéntame…

——————
RUTH M. RODRÍGUEZ,  Verbalina Escuela de Escritura Creativa

 

4 thoughts

  1. Yo uso scrivener, que tiene una herramienta para generador de nombres. Estoy encantada. Puedes elegir los nombres según el origen y el apellido también.

  2. Gracias Ruth, siempre tan certera. En mi caso el nombre del personaje, me viene solo a la mente, es decir tardo segundos . El único truco que utilizo, es que intento que sea corto y fácil de recordar.

  3. Bueno, yo estoy escribiendo una novela fantástica, así que los nombres son 100% inventados. Igual es demasiado excesivo, pero quería que todos los nombres propios tuvieran un tono o un aire distintivo con el que el lector pudiera intuir que, efectivamente, pertenecen a un idioma fantástico distinto del nuestro.

    Mi método ha sido el siguiente:
    Primero elegía las vocales y consonantes que iba a tener mi supuesto idioma, así como los diptongos e hiatos más comunes del mismo (hay vídeos en youtube que me ayudaron con esto).
    Una vez hecho esto, formé los nombres de personajes y lugares con palabras españolas. Por ejemplo, el nombre del protagonista de mi novela significaría “Joven líder”, mientras que su mejor amigo se llamaría “Hombre con suerte”.
    Tercero, hacía una lista con las palabras que necesitaría y, utilizando únicamente los fonemas que había elegido en el primer paso, empezaba a inventar sustantivos, verbos, etc.
    Por último, comenzaba a formar los nombres a partir de mi nueva lista de términos. Si cualquier personaje sonaba mal o no me convencía, tan solo tenía que cambiar alguna de las palabras que formaban su nombre.

    De esta forma, consigo que algunos nombres tengan pequeñas similitudes por venir de una misma palabra (por ejemplo: todas las ciudades tienen la raíz -tsure, que en mi idioma inventado significa “ciudad”, mientras que muchos de los nombres masculinos terminan en el sufijo -re, que en mi idioma significa “hombre”) y consigo (o espero conseguir) dar una sensación de realismo y de autenticidad cultural y lingüística.

    Por su puesto, siempre tengo cuidado de que no haya dos personajes que se llamen de formas demasiado parecidas, que tampoco querría liar al lector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *