4 Trucos para NO abusar de los adverbios acabados en -mente

Hoy quiero presentarte a María. Además, tengo dos citas para ti. La primera es un pelín sádica, la segunda algo infernal y ambas hablan sobre los adverbios terminados en mente. Dejemos a María para más adelante y comencemos por la primera cita:

“La práctica terminó por convencerme de que los adverbios de modo terminados en mente son un vicio empobrecedor. Así que empecé a castigarlos donde me salían al paso, y cada vez me convencía más de que aquella obsesión me obligaba a encontrar formas más ricas y expresivas.”

Estas palabras son de G. García Márquez en Vivir para contarla. Aunque aún no me ha nacido la faceta “sadiquilla” de castigar a los adverbios acabados en -mente, tengo que confersarte que estoy de acuerdo con que empobrecen el estilo. Este tipo de adverbios tienen varios inconvenientes:

  • A menudo no aportan información nueva que no esté incluida en el contexto o en el significado de otras palabras.

  • Suelen tener como resultado palabras demasiado largas que entorpecen o ralentizan la lectura.

  • Se acaba irritando al oído con la repetición de -mente.

Si estás de acuerdo en que este tipo de palabras no enriquecen tu prosa, te propongo una serie de trucos para evitar el uso del adverbio acabado en -mente.

4 claves para evitar el uso del adverbio terminado en -mente

  1. Suprímelo y comprueba que no se desploma el cielo sobre la tierra.
  2. Busca una expresión o una metáfora que refuerce el significado.
  3. Sustituye el verbo por otro más preciso.
  4. Emplea las preposiciones.

1. Suprímelo y comprueba que no se desploma el cielo sobre la tierra

En ocasiones los adverbios acabados en -mente no aportan información relevante. Para comprobar si esto es así, no hay mejor prueba que suprimirlos y observar qué ocurre. Vamos con un ejemplo y te presento a María:

Cuando María se enteró de la noticia, corrió rápidamente a su lado

Tú, que eres bien perspicaz y no se te escapa nada, ya te habrás hecho esta pregunta: ¿Qué diferencia de matiz existe entre “cuando María se enteró de la noticia, corrió rápidamente a su lado” y “cuando María se enteró de la noticia, corrió a su lado”?

Dentro del significado de la palabra “correr” está el matiz de la velocidad (según el Diccionario de la Real Academia, “correr” es “andar rápidamente”). Por tanto, estarás de acuerdo conmigo en que este adverbio no aporta información significativa al lector.

Es cierto que podemos defender el uso de esta palabra argumentando que se pretende enfatizar que la carrera de María es muy rápida. En este caso, ¿no te parecería más rico que utilizaras el contexto para subrayar esa idea? Por ejemplo, puedes mostrar la situación (te recuerdo que la diferencia entre las técnicas narrativas de mostrar y contar la tienes aquí) y hacer que María inicie su carrera sin terminar de vestirse, baje los escalones de un salto o tropiece con algún viandante.

Imagina ahora este otro caso:

Cuando María se enteró de la noticia, corrió lentamente a su lado

En esta frase, “lentamente” sí que aporta información nueva al lector. Dentro del significado de la palabra “correr” no está el concepto de lentitud y es relevante que indiques al lector cómo vive tu personaje esta situación dentro de la historia. Puede que María tenga un pie lesionado, de ahí que se desplace más despacio de lo que se espera al echar a correr. O bien puede que esa noticia no le haya importando tanto o que incluso se alegre de que eso haya ocurrido, pero que tenga que fingir preocupación ante los demás personajes de tu historia.

En estos ejemplos, ese adverbio sí que ofrece una información de interés para el lector. Sin embargo, si estás de acuerdo en las razones anteriores, querrás evitarlo. ¿Qué podemos hacer? Ahora lo vemos.

No tengas miedo a tachar un adverbio acabado en -mente, es posible que no aporte información relevante. Si después de hacerlo valoras que ha cambiado el matiz de la frase, prueba alguna de las opciones siguientes. - piopíalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

2. Busca una expresión o una metáfora que refuerce el significado

Continuamos con el ejemplo de María y su lenta carrera. Recuerda que García Márquez nos anima a buscar “formas más ricas y expresivas” de decir lo mismo. ¿Qué te parecería sustituir “corrió lentamente” por “corrió a cámara lenta” o “corrió como una tortuga”. Busca una expresión o una metáfora que pueda sustituir el adverbio.

Si optas por esta opción, procura que esa expresión no esté muy manida. Sé que eres muy sagaz, y ahora estarás pensando que los ejemplos que te he dado antes no son nada originales. Es cierto, pero… ¿y si lo cambiamos por “corrió con el mismo ritmo que un desfile de tractores”? Tampoco es el cúlmen de la originalidad, pero está menos oído.

3. Sustituye el verbo por otro más preciso

En el caso anterior hemos cambiado el adverbio por una expresión o metáfora. Ahora te propongo que elimines el adverbio y que el cambio lo hagas en el verbo al que acompaña. Retomamos a María como ejemplo, pero en esta ocasión volvemos a la primera frase:

Cuando María se enteró de la noticia, corrió rápidamente a su lado

Como decía, primero eliminamos “rápidamente” y después buscamos un verbo más preciso de acuerdo a la información que queremos transmitir al lector. Pero, ¡atención!, hay que tener en cuenta la escena que estamos narrando. En otras palabras, no debes perder de vista el contexto de por qué María corre rápidamente a su lado tras conocer la noticia. Dependiendo de que la motivación de María sea una u otra, así será el verbo escogido para sustituir a “correr”.

En este ejemplo, podrían ser opciones válidas frases como las que te escribo a continuación:

Cuando María se enteró de la noticia, se apresuró a su lado

Cuando María se enteró de la noticia, se precipitó a su lado

Cuando María se enteró de la noticia, se abalanzó a su lado

Como ya habrás observado, estas frases no son sinónimas. Hay diferencias de matiz entre ellas. La opción que escogería el autor del relato de María sería la más adecuada al contexto de su historia.

Por otro lado, este cambio de un verbo por otro no es siempre posible. En el otro ejemplo de María (el de “corrió lentamente”) no es posible realizar esta modificación.

4. Emplea las preposiciones

¿Te has dado cuenta de que puedes sustituir la mayoría de los adverbios acabados en -mente por expresiones encabezadas por una preposición? Y es más, en este caso la preposición “con” se lleva el premio a la más usada. Aunque ya tenemos a María agotada de correr de aquí para allá a todas las velocidades posibles, sólo la voy a nombrar una vez más para decir que puede “correr con rapidez” o “correr con lentitud”. Pero además hay muchos más ejemplos. Te escribo algunos de ellos:

Actualmente / en la actualidad

Afectuosamente / con afecto

Cariñosamente / con cariño

Comúnmente / por lo común

Detalladamente / con detalle

Diariamente / a diario

Finalmente / para finalizar

Generosamente / con generosidad

Temerosamente / con temor

Solemnemente / con solemnidad

Vilmente / con vileza

Y para terminar…

Al inicio de este artículo decía que tengo dos citas para ti. La cita “infernal” corresponde a S. King en su libro Mientras escribo:

“Creo que el camino al infierno está pavimentado con adverbios.”

Espero que este artículo te haya sido de utilidad. De todas formas, hay otras maneras de evitar el empleo de los adverbios acabados en -mente. Es probable que tú tengas tus propios trucos. ¿Por qué no los compartes conmigo en la sección de “comentarios”? Cuéntame, cuéntame…

——————
RUTH M. RODRÍGUEZ,  Verbalina Escuela de Escritura Creativa

¿Quieres saber más sobre nuestro Mini Curso Gratuito “Preparando mi novela”? Pues no te quedes con las ganas y pincha aquí

11 thoughts

  1. Extraordinario y su articulo de hoy, como todos los que publicas. Se van convirtiendo en piezas con las que construimos la torre de nuestras prosas.
    Feliz dia, feliz navidad!

    1. Gracias, Charo. Eso pretendía con la pobre María “corre que te corre” por todo el artículo. Me alegra haberlo conseguido. ¡Seguimos leyéndonos!

    1. Gracias, Montse. Espero que el artículo te haya sido de ayuda por si se te “cuela” algún adverbio poco simpático 🙂

  2. Si que es verdad que se cuelan, como una especie de parásito literario y que no aportan información relevante la mayoría de veces.
    Estos adverbios son completamente molestos, siempre se cuela alguno involuntariamente. Mayoritariamente se introducen sin querer.
    Pero no hay de qué preocuparse, ya está totalmente resuelto…
    ¡Comparto en mi Facebook!

  3. No veo, como la frase “desvió ligeramente el vaso” tenga una mejor sustitución. ¿Será la excepción a la regla?

    1. Hola Ecklarec. Gracias por tu aportación. Sé que es aventurado por mi parte proponerte una modificación del adverbio “ligeramente” en la expresión que indicas, ya que no está la frase completa. No obstante, lo voy a intentar. ¿Qué te parece un lenguaje más cotidiano como “desvió un poco el vaso” o “desvió algo el vaso”? También puedes optar por “apenas desvió el vaso”, o bien por utilizar un lenguaje más cuidado con la expresión “desvió el vaso con sutileza” (aunque habría que confirmar que se mantiene el significado exacto comparándola con la frase original completa).
      ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *