No me lo cuentes, muéstramelo… ¿O todo lo contrario? –Técnicas narrativas

“No me digas que la luna está brillando; muéstrame el destello de luz sobre vidrios rotos.” A. Chéjov

[Nota: Al final tienes una infografía descargable, pero lee el artículo para que no te pierdas ni una coma]

Estás sentado frente a la pantalla del ordenador para escribir un nuevo capítulo de tu libro. En el capítulo anterior, tu personaje A ha discutido con tu personaje B. Después, ambos se van a casa. A se encuentra pesaroso y arrepentido por la discusión; sin embargo, B se siente cada vez más indignado y jura vengarse de A.

En el capítulo que estás a punto de escribir ahora tienes que narrar el reencuentro de A y B tras la discusión. Como es natural, ese reencuentro va a estar cargado de tensión y así se lo quieres transmitir al lector.

Sin embargo, aunque este pasaje promete ser emocionante, crees que el lector no va a vibrar con las líneas que acabas de escribir. ¿Por qué las palabras que has escrito no han conseguido transmitir la intensidad de ese reencuentro tal y como ocurre dentro de tu cabeza?

Llevas rato pensando y no sabes dónde está el fallo: Has informado al lector de lo que piensan A y B, le has puesto en situación y conoce todo el contexto de ese reencuentro. Pero ahora te das cuenta: Quizás el motivo sea que estás diciéndole al lector lo que ocurre entre A y B, pero no se lo estás mostrando. Y aquí voy a exponerte la diferencia.

Contar y mostrar son dos técnicas diferentes que podemos utilizar en nuestros textos. - piopíalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Es muy probable que ya hayas oído hablar de ellas, pero es posible que no sepas diferenciarlas con exactitud. Vamos a ver en qué consisten.

Contar (o decir)

Cuando cuentas (o dices) lo que ocurre en tu historia estás informando al lector de lo sucedido. - piopíalo     Por norma general, emplearías un narrador omnisciente (el que “lo sabe todo”), así que puedes meterte en la cabeza de los personajes y describir sus emociones y pensamientos. Si tomamos el ejemplo anterior, el texto podría quedar así:

A abrazó a B. Se sentía arrepentido y pesaroso por la discusión del día anterior. No quería haberle dicho aquello. Por eso le susurró al oído que lo sentía, que no tenía que haberlo hecho. B no se esperó ese abrazo, pero le correspondió igualmente. B no se lo perdonaba y había decidido vengarse, aunque no en ese momento.

Mostrar

Por el contrario, cuando muestras lo que ocurre en tu historia, no sólo estás informando al lector de lo sucedido, sino que estás haciendo que pueda imaginar la escena. - piopíalo     El narrador puede ser muy variado, pero va a atender a los estímulos que puedes percibir por los sentidos para ofrecer la información al lector. Si retomamos el mismo ejemplo, una opción para el texto podría ser ésta:

Al verse, ambos se pararon en seco. Tras mirarse un momento, A le abrazó. Cerró los ojos cuando sintió el contacto del cuello de su gabardina y respiró hondo mientras lo estrechaba aún más fuerte .

–Lo siento, lo siento… –le susurró con la voz entrecortada.

B aceptó el abrazo. Alzó sus manos y rodeó de manera laxa el cuerpo de A. Sólo dejaba caer sus brazos sobre el tronco de su amigo. Mientras, con rictus duro, miraba fijamente al final de la calle.

Está claro que ninguno de estos pasajes van a entrar a formar parte de los mejores momentos de la literatura universal (¡mecachis!), pero creo que pueden servir de ejemplo para explicar la diferencia entre ambas técnicas. Al contar, el lector entiende lo que le ocurre a tus personajes, pero no lo vive. En otras palabras: lo comprende, pero no lo “ve” dentro de su cerebro como si fuera una película.

Esta expresión (“como si fuera una película”) puede darte varias claves de lo que te intento explicar. Cuando utilizas la técnica de mostrar es porque pretendes

que el lector vea tu historia; y no únicamente que entienda tu historia. - piopíalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

¿Mejor mostrar que contar? ¿O todo lo contrario?

Ahora bien, ¿esto quiere decir que mostrar es mejor que contar? ¿Es recomendable estar mostrando lo que ocurre en cada página de mi novela o relato?

Si sigues este blog, ya sabes lo que opino sobre las técnicas de escritura: son útiles herramientas, pero no son obligaciones. La mejor técnica es la que se ajusta mejor a lo que quieres decir y a cómo lo quieres contar. En otras palabras: la que más sirva a tu propósito.

Y es que, si se nos va la mano mostrando, puede ocurrir que nos perdamos en detalles y descripciones que en realidad no tienen importancia - piopíalo     ni para la trama ni para la evolución del personaje, y lo único que estamos consiguiendo es engordar innecesariamente nuestra obra. En ese caso, es probable que el lector se aburra (porque ve que no avanza) y deje de leer. Y eso no lo queremos, ¿verdad?.

Es cierto que al mostrar vas a conseguir hacer vibrar al lector, pero eso no siempre es del todo necesario. A veces basta con informarle. En ese caso contar te va a permitir ser breve, preciso y eficiente. Por esta razón, te sugiero que pienses cuál es la técnica que mejor le va a ese fragmento que estás trabajando. Si estás escribiendo un pasaje que supone un punto de inflexión en la evolución del personaje o bien es el clímax de tu trama, creo que estarás de acuerdo conmigo en que la opción de mostrar sería la más adecuada. Sin embargo, habrá otros pasajes en los que necesites que la acción avance y en los que consideres que basta con informar al lector. En ese caso, contar será tu mejor herramienta.

Quizás te apetezca entrar en tu “laboratorio” y realizar algún “experimento” contando y otro mostrando. - piopíalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

¿Cómo mostrar en nuestro texto?

Es probable que no tengas ningún problema a la hora de contar, pero quizás mostrar se te resista un poquito. Aquí te doy tres sugerencias sobre cómo mostrar en tus textos:

  • Presta atención al lenguaje no verbal de las personas: los gestos y el tono de voz serán elementos que te ayudarán a transmitir al lector lo que quieres mostrándolo. En lugar de decir que un personaje está enfadado (contar), piensa qué es lo que hacemos las personas cuando nos enfadamos (gesto, comportamiento, etc) y narra esas pequeñas acciones que informarán al lector de ese enfado sin decírselo.

  • Transmite a tu lector lo que percibes por los sentidos, no lo que comprendes desde la razón: recrea la situación que quieres escribir en tu cabeza y escribe lo que ves. He encabezado este artículo con una cita de Chejov sobre el reflejo de la luna, ¿verdad? Creo que Chejov lo explica mejor que yo. Y tambien recuerda que, si además de escribir lo que ves, escribes lo que oyes, hueles y tocas: mejor que mejor. De esta manera conseguirás que el lector “viva” tu texto.

  • Escoge bien los detalles que muestras: Si pones en práctica los dos puntos anteriores verás que tendrás un montón de detalles para escribir la escena. Pero no es conveniente que alargues tu libro con lo superfluo. Escoge los detalles que sirvan a tu propósito, que sean relevantes para mostrar al lector eso de lo que quieres informarle (bien sea lo que piensa tu personaje, algo que sucede, crear una atmósfera especial en tu obra, etc.)

Cómo evitar mostrar en exceso

Antes he comentado que a veces se nos “va la mano” mostrando pasajes innecesarios y que esto puede hacer que extendamos nuestra obra más de lo necesario, aburriendo al lector. Por ello, aunque de esto ya he hablado en líneas anteriores, te resumo aquí algunos puntos que pueden servirte de orientación para que muestres en su justa medida:

  • Escoge el fragmento más apropiado para mostrar y recuerda que en otros será más adecuado contar.

  • Ten claro el objetivo de qué quieres informar al lector para mostrarlo. Esto te permitirá escoger los detalles más evocadores y ricos para tu propósito (que no lo son todos).

  • No te pierdas en detalles superfluos. Si has tenido claro el punto anterior, éste lo harás de manera espontánea.

En resumen…

Mostrar no es enumerar acciones o describir pormenorizadamente una situación, sino escoger los detalles adecuados para informar al lector de una manera vívida de lo que a ti como escritor te interesa. Por esta razón, contar también será necesario en tu libro.

Y como resumen, te dejo esta infografía, que puedes DESCARGAR AQUÍ para que, si quieres, la puedas imprimir y no te olvides de la diferencia entre mostrar y contar y de estas recomenzaciones para que muestres en tus textos de la manera más adecuada.

Si te gusta esta infografía, ya sabes que puedes DESCARGARLA AQUÍ

Y tú, ¿cuentas o muestras? ¿Te has planteado estas diferencias? ¿Has decidido mostrar en alguno de tus textos y se te ha “ido la mano”? Cuéntame, cuéntame…

——————
RUTH M. RODRÍGUEZ,  Verbalina Escuela de Escritura Creativa

10 thoughts

  1. Buenas tardes!! Con mi comentario únicamente quiero darles las gracias por lo fácil que explican los temas y la gran ayuda que dan a aquellas personas como yo, que no sabemos hacia dónde tirar, ni por dónde empezar, o avanzar en nuestra idea o sueño de escribir un libro.

    1. Muchas gracias a ti, Miriam, por leer y comentar. Me alegra muchísimo que mis artículos te sean de utilidad. Además, te agradezco mucho tus palabras porque me indican que se está consiguiendo uno de los objetivos que me marcaba con Verbalina Escuela de Escritura Creativa. Me explico: Todos hemos tenido algún profe que era muy bueno como profesional de la materia que impartía, pero al que no le entendíamos en clase porque no era un buen profesor. Por eso, mi objetivo era que “los que estamos de este lado”, además de ser escritores, teníamos que “saber explicar”. Por eso, gracias de corazón. Tus palabras me animan a continuar por este camino 🙂

  2. Fantástico de nuevo. En un relato corto MOSTRAR es básico, en una novela hay que alternar en función de cómo se desarrolla la acción. Pero en ambos casos, creo que lo principal es que el autor vea la escena en su cabeza, que sepa lo que quiere decir para poder seleccionar lo que es relevante. Comparto!!!

    1. Gracias, David, por tu comentario. En este artículo no me había planteado este tema en términos de género novela / relato. Gracias por el apunte.
      La perspectiva que quería trabajar es que ambas técnicas son necesarias y complementarias. Al leer sobre el tema me he encontrado con una idea general sobre que mostrar es “mejor” que contar. No sé si estarás de acuerdo conmigo. Por esta razón, quería animar a que nos planteemos que lo “mejor” dependerá del texto concreto que estemos trabajando.
      Comentas también que lo esencial es que el autor “vea” la escena. Creo que tenemos que empezar a traspasar el límite de lo “visual” hacia lo “sensorial” (¡otro tema sobre el que escribiré en este blog!).
      Gracias de nuevo por pasarte y comentar.

  3. Enhorabuena por el post. Me va a costar esta parte porque soy bastante explícito aunque soy consciente de que la elegancia permanece siempre sutilmente escondido. Las emociones se activan desde la mente del lector y no desde la del autor.
    Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *