5 ideas para que tu título sea tan genial como tu libro–Consejos para Escritores


Es probable que se te haya ocurrido un título genial y es eso lo que te inspira a escribir el resto del libro. Pero también te puede suceder lo contrario: has escrito una obra de la que te sientes satisfecho pero no sabes cómo titularla. Hemos leído y escuchado muchas recomendaciones: el título tiene que ser sugerente, tiene que tener relación con la obra, tiene que ser original… Vale, y eso ¿cómo se hace? Ser original y sugerente es maravilloso pero, con sinceridad, no siempre se nos ocurre, ¿verdad?
Por esta razón, me gustaría darte 5 truquitos para que, si bien puede que no seas el más original del universo literario, consigas un título adecuado para tu obra - piopíalo    .
  1. El personaje: Si tu historia se centra en la vida de un personaje o un periodo significativo de ella, una buena opción puede ser que titules tu libro con el nombre de este personaje. Puede ser algo tan sencillo como Lolita de Nabokov o Oliver Twist de Dickens o bien algo más sugerente, pero que también hace referencia al personaje, como La dama de las camelias de A. Dumas.
  2. El objeto: Si en tu historia hay algún objeto que tenga una presencia importante en tu historia, puede ser una buena opción incluirlo en el título (será más sugerente al lector). Un ejemplo es El lápiz del carpintero de M. Rivas o La máquina del tiempo de H. G. Wells. También puede ser un objeto que represente al personaje o al tema. Tal es el caso de Bragas, un libro de relatos sobre mujeres de Teresa Núñez. Por cierto, también podemos combinar ambas ideas (personaje y objeto) en títulos como El señor de los anillos de Tolkien.
  3. El lugar: Otra idea es incluir el lugar donde se desarrolla tu historia en el título, como La isla del tesoro de R. L Stevenson, El planeta de los simios de P. Boulle, o El Jarama de R. Sánchez Ferlosio.
  4. El juego de contrarios: Incluir palabras o ideas contrapuestas o aparentemente contrarias, puede darnos un buen título. - piopíalo     Podemos escribirlo de manera sencilla como Guerra y paz de Tolstoi o Crimen y castigo de Dostoievski. Estos ejemplos son de títulos “sencillos” (unimos dos palabras cuyo significado es muy claro), pero ya está indicando al lector el conflicto sobre el que gravitará toda la obra. Quizás no sean títulos muy sugerentes, pero sí que muestran esa tensión que después tendrá la obra. Pero también podemos crear títulos sugerentes a partir de este juego de contrarios, pero en lugar de utilizar pares de palabras jugaremos con ideas. Un ejemplo lo tienes en Los girasoles ciegos de A. Méndez (los girasoles giran porque “miran” al sol, de ahí que “ciegos” es una palabra contraria a la idea que tenemos de esta planta) o El amor en los tiempos del cólera de G. García Márquez (a priori, para el lector puede ser difícil centrarse en el amor cuando una enfermedad terrible está presente). Como ves en estos dos ejemplos, en que esos “contrarios” no son palabras sino ideas, podemos obtener títulos más sugerentes.
  5. Los números: Otra idea para el título de tu obra puede ser incluir algún número. Tenemos ejemplos de novelas tan conocidas como Cien años de soledad de G. García Márquez, Cinco horas con Mario de M. Delibes o, más recientemente Cincuenta sombras de Grey de E.L. James. Emplear números en los títulos es un conocido recurso empleado en artículos y también en textos comerciales ya que dan la sensación de que el lector se va a encontrar con “algo concreto” (me refiero a títulos del tipo 10 razones para…). Sin embargo, para el caso de la literatura poner un número en el título puede ser una buena opción - piopíalo     porque también puede ser algo sugerente (como en los ejemplos anteriores) o puede ofrecer una idea “científica” o “moderna”, algo muy atractivo para novelas de ciencia ficción como 20.000 leguas de viaje submarino, La vuelta al mundo en 80 días, ambas de Julio Verne, o Fahrenheit 451 de Ray Bradbury.
Y tú, ¿tienes dificultad a la hora de pensar en el título de tu obra? ¿Eres de los que primero tienen claro el título y les sirve de inspiración para el resto? ¿Tienes otros trucos para titular tu obra que quieras compartir conmigo? Cuéntame, cuéntame… y deja tu comentario más abajo.

——————
RUTH M. RODRÍGUEZ,  Verbalina Escuela de Escritura Creativa

One thought

  1. He vivido y sufrido las dos versiones: que un título me dé la historia completa y terminar esta sin haber conseguido uno que me satisfaga. Lo último es muy frustrante, y me temo que va a ser así con mi próximo libro. A ver si tus consejos me ayudan. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *