Lo que NO debes hacer al escribir el “final sorpresa” de tu historia y 3 ideas para evitarlo

Estarás de acuerdo en que una historiacon un final que ni fu ni fa no va a cautivar a tu lector. Para evitar esto, sabrás que un buen recurso es escribir un FINAL SORPRENDENTE. Y aquí es donde vienen los problemas.
Seguro que te suena esta escena: Llevas varias semanas trabajando en tu historia de invasiones alienígenas (o en tu historia sobre amores adolescentes, que cada uno escribe sobre lo que le da la gana) y es hora de poner el punto y final a tu relato. Qué presión. Quieres evitar un final que ni fu ni fa. Necesitas un final sorpresa… ¡ya lo tienes! Una piedra mutante salvará al mundo de esa invasión alienígena. El final… sorprendente es, desde luego, porque la piedra mutante no ha aparecido antes en toda la novela. Sí, apuesto a que ese final el lector ni se lo olía pero… ¿se lo va a tragar?
A continuación te voy a contar qué no debes hacer al escribir el final sorprendente de tu relato o novela y tres ideas para evitarlo.

 

EL DEUS EX MACHINA
Con la perspicacia que te caracteriza habrás averiguado que deus ex machina es una expresión latina, y es que griegos y romanos ya utilizaban este recurso en su teatro. Hace referencia a cuando introducían en escena el personaje de un dios para solucionar la trama o bien para crear un giro. Al actor lo subían a una grúa u otro artilugio mecánico para que el dios apareciera en escena en todo su esplendor. Hoy nos puede dar un poquito de risa, pero ten en cuenta el contexto donde nace este recurso y la importancia que tenía la mitología en aquel entonces.

DEUS EX MACHINA EN LA ACTUALIDAD
Hoy no vamos subiendo a dioses en grúas para dar final a nuestras novelas, pero utilizamos otros recursos herederos de este deus ex machina. Porque, vamos a ver, todos hemos leído un relato que termina con la aparición de un pariente lejano del protagonista que resuelve el misterio que nos había tenido enganchados páginas atrás. O bien hemos leído una novela de detectives en que al final, por arte de birlibirloque, el detective encuentra por casualidad un cajón secreto donde está la prueba del asesino. O hemos visto una película en que, cuando tienen acorralado y bien acorralado al protagonista, viene la policía por que sí y le salva. ¿No os habéis sentido como si os tomaran un poquito el pelo con finales así?
En resumen, el deus ex machina consiste en resolver la trama mediante un elemento externo a ella (un pariente lejano, un cajón, la policía…), sin tener en cuenta la coherencia y lógica de la historia.
QUÉ PUEDES HACER PARA NO CAER EN EL TENTADOR DEUS EX MACHINA
Tú eres un escritor/a creativo/a y se te estarán ocurriendo varias ideas que poner en práctica para evitar esta tentación, pero, por si de momento se te resiste, voy a darte tres ideas que pueden ayudarte:
1. Conocer el final de tu historia. No es necesario que lo sepas al detalle, pero sí que tengas una noción clara de cómo quieres concluir tu novela o relato. De este modo, podrás construir lo que ocurre anteriormente a su medida y no contribuirás a ese final sorpresa tan poco creíble.
2. No olvides la coherencia. Aunque tu obra sea de ficción debe tener una coherencia interna. Esto es lo que la va a hacer creíble al lector. De ahí que el final, aunque sea sorpresa, debe ser coherente con el resto de la historia.
3. Introducir al lector sobre ese elemento “sorpresa” que requiere tu final. Si consideras que es necesario que aparezca ese pariente lejano del protagonista para resolver el misterio al final de tu novela, puedes introducir, por ejemplo, una llamada de teléfono de este personaje con anterioridad, o bien puede aparecer en alguna foto, o que otro personaje lo mencione… Busca el modo que más te guste y que encaje bien en tu historia. Lo importante es que, cuando llegue al final, el lector ya esté familiarizado con él de alguna manera. Así se matizará el efecto deus ex machina. 
Y tú, ¿has caído en la tentación de utilizar el deus ex machina? ¿Has leído alguna novela o visto alguna película que haya tenido este tipo de final? Cuéntame, cuéntame…

——————
RUTH M. RODRÍGUEZ,  Verbalina Escuela de Escritura Creativa

9 thoughts

  1. Para escribir el final inesperado y coherente, lee a Roald Dahl, el rey de lo inesperado que cuando lo lee decis ¡Claro!
    También ayuda leer a Chesterton: Como escribir un buen relato policiaco.
    Verás.

    1. ¡Hola Julio! Sí, tienes razón, R. Dahl escribe unos finales maravillosos. Por cierto, gracias por la reseña de Chesterton (me lo apunto para poder comentar el tema más adelante en este blog).
      Muchas gracias por leer y comentar y… ¡Nos vemos entre líneas!

  2. Gracias por los consejos la verdad que no sabía cómo encarar el final de mi novela . Cuando lo termine voy a comunicarme con usted

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *