El gerundio de posterioridad, un error de escritura a evitar

¿Estás seguro de emplear el gerundio correctamente? Hoy voy directa al grano: he pensado ponerte a prueba con este “minitest”.

Indica cuál de estas frases utiliza el gerundio de manera incorrecta:

  1. Comenzó sus estudios de peluquería hace tiempo, terminándolos el año pasado.
  2. El juez finalizó el juicio sin nuevas pruebas, dictando sentencia dos semanas más tarde.
  3. Una banda de ladrones burló la seguridad y entró en el museo, robando sólo los cuadros de pintores famosos.
  4. Vestido de Papá Noel, subió al tejado y se metió por la chimenea, quedando inevitablemente atrapado por la cintura.

Si opinas que todas las frases son correctas, tienes que terminar de leer este artículo ya que en todos estos ejemplos el gerundio está mal empleado. Sin embargo, es posible que estas frases “te suenen” bien y que hayas dudado de si hay algún error. El motivo es que este es de los errores gramaticales más extendidos en textos de diferente índole (medios de comunicación, publicidad, etc.)

Por otro lado, mi experiencia orientando a escritores noveles también me ha enseñado que es un error en el que se cae con frecuencia. Lo curioso es que lo encuentro en escritores que cuidan su redacción, emplean un vocabulario preciso y tienen un buen manejo de la ortografía y gramática. Por esta razón, he decidido dedicar el artículo de esta semana al gerundio de posterioridad. Espero que sea de tu interés.

Qué es el gerundio de posterioridad

Como ya sabes, el gerundio es una forma verbal no personal que se construye añadiendo -ando, -endo a la raíz del verbo (por ejemplo: amando, comiendo, riendo). Por tanto, los gerundios de las frases anteriores son terminándolos, dictando, robando y quedando.

El gerundio se utiliza para expresar simultaneidad o anterioridad con respecto a la acción del verbo principal. - piopíalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

El gerundio se utiliza para expresar simultaneidad o anterioridad con respecto a la acción del verbo principal.  Vamos a la primera de las frases anteriores:

Comenzó sus estudios de peluquería hace tiempo, terminándolos el año pasado.

El verbo principal es comenzó. Como es obvio, la acción de iniciar los estudios de peluquería es anterior a terminarlos. Por tanto, el gerundio está mal empleado en esta frase ya que indica un acto posterior al del verbo principal (gerundio de posterioridad).

Lo mismo ocurre en el resto de las frases.  La acción de dictar sentencia debe ser posterior a la finalización del juicio; no se pueden robar los cuadros de un museo si antes no se burla la seguridad y se entra en él; y evidentemente el Papá Noel de la última frase, además de ser un inconsciente, no se hubiera quedado atrapado si antes no se hubiera metido en la chimenea. Así, en las frases anteriores dictando, robando y quedando son gerundios de posterioridad y, por tanto, no se han utilizado de manera correcta.

Cómo podemos evitar el gerundio de posterioridad

Estoy segura de que ya has encontrado la solución para evitar este mal uso del gerundio. No obstante, aquí tienes dos ideas para redactar bien la frase sin necesidad de utilizar esta forma verbal.

1. Sustituir el gerundio por “y” + verbo (en tiempo y persona que coordine con el sujeto)

Si la frase no es muy larga, ésta puede ser una buena solución. Como es obvio, además de añadir “y” hay que utilizar el verbo, en lugar de en gerundio, en un tiempo y persona coherente con el sujeto.

De este modo, la primera de las frases anteriores resultaría de la siguiente manera: Comenzó sus estudios de peluquería hace tiempo y los terminó el año pasado.

Sin embargo, el resultado no sería igual de óptimo en frases más largas. En el caso de frases como la tercera  y cuarta del ejemplo anterior,  se sugiere sustituir esa “y” de la frase con gerundio por una coma (me refiero al “y” de la frase original, sin corregir). Este sería el resultado:  Vestido de Papá Noel, subió al tejado, se metió por la chimenea y se quedó inevitablemente atrapado por la cintura.

2. Sustituir el gerundio por un punto y seguido + verbo (en tiempo y persona que coordine con el sujeto)

A diferencia de la solución anterior, esta puede ser una buena opción si la frase es larga. Como ves, el resultado implica escribir dos frases más cortas. Vuelvo a tomar la cuarta frase como ejemplo: Vestido de Papa Noel, subió al tejado y se metió por la chimenea. Se quedó inevitablemente atrapado por la cintura.

En ocasiones, se hace necesario repetir el sujeto de la segunda frase. Este sería el caso de la oración número tres: Una banda de ladrones burló la seguridad y entró en el museo. La banda robó  (o los ladrones robaron) sólo los cuadros de pintores famosos.

Usos correctos del gerundio

Ya te lo comentaba antes, pero creo que no está demás incidir en ello. El gerundio está bien empleado cuando la acción que expresa es anterior o simultánea a la que se expresa a través del verbo principal. ¿Te apetece leer algún ejemplo?

  • Los arqueólogos encontraron el dinosaurio cavando una fosa de varios metros. Es evidente que antes de encontrar el dinosaurio se hace obligado cavar, por lo que ese gerundio (cavando) hace referencia a una acción anterior a la del verbo encontraron. En este caso, es correcto el uso del gerundio, ya que esta forma verbal expresa anterioridad.
  • Pablo no puede respirar buceando sin equipo de oxígeno. Bueno, ni Pablo ni nadie que yo conozca. Bromas aparte, aquí tienes un ejemplo de dos acciones simultáneas: respirar y bucear. En este caso también es correcto el uso del gerundio.

Y tú, ¿conocías este mal uso del gerundio? ¿Adivinaste el error en el “minitest” del principio? Cuéntame, cuéntame…

——————
RUTH M. RODRÍGUEZ,  Verbalina Escuela de Escritura Creativa

21 thoughts

  1. Gracias Ruth
    No lo sabía. Como siempre, eres una fuente de sabiduría y siempre aprendo de tí.
    En otra ocasión, podrías haber del pretérito perfecto?
    Gracias
    Disfruta los títeres con un buen paraguas.

    1. Gracias a ti, Eva, por leerme y dejar tu comentario. Me apunto lo del pretérito perfecto, pero precísame un pelín más ¿en qué estás interesada en concreto?

  2. Muchísimas gracias Ruth, siempre aprendo mucho contigo. Disfruta de los títeres. Salir con lluvia puede ser divertido.

  3. Muchas gracias Ruth,

    Una muy buena lección, pues creo que pasa por alto, como bien dices, en muchos escritores noveles, incluida yo.

    Espero que se arregle el día y disfrutes de los Títeres con tus peques.

    Feliz dia!!!

    1. Creo que todos hemos usado o usamos alguna vez este tipo de gerundio. Bien por ignorancia, por despiste, porque a veces se hace difícil distinguirlo… Espero que este texto nos ayude a redactar mejor. Gracias a ti por seguir el blog y dejar tu comentario. Los títeres, de fábula. Un abrazo.

  4. Muy interesente y llevas toda la razón. Lo que es una pena es que hayas cometido un error casi de la misma magnitud en el título del post. Las estructuras de “a + infinitivo” son un galicismo, una estructura calcada del francés que se debe evitar tanto como un uso incorrecto de las formas de gerundio.

    1. ¡Hola Darío! Mil gracias por tu comentario, ya que con él se abre el debate en el blog y seguimos aprendiendo juntos. Además, qué duda cabe de que nadie está libre de meter la pata de vez en cuando y prefiero que se me comenten estas cuestiones para seguir avanzando.
      Sin embargo, permíteme una aclaración. La estructura “a + infinitivo” es, como muy bien dices, un galicismo. Según la R.A.E. es una estructura inelegante y no recomienda su uso, pero no es un error. De hecho se admite en determinados textos como “cantidad a ingresar, tema a tratar, etc.” No obstante, aunque no sea un error, si podemos ahorrarnos utilizar este galicismo, mejor que mejor. Más información: http://www.rae.es/consultas/sustantivo-infinitivo-temas-tratar-problemas-resolver-etc
      Por otro lado, diré en mi defensa que los títulos de los artículos me traen de cabeza. Siempre valoro diferentes títulos ya que, además de tener que ajustarse a lo que cuento en el artículo, el formato de blog requiere que atienda a otras cuestiones para que el texto pueda encontrarse al realizar una búsqueda por internet. Por ello, esta opción, aunque poco elegante, me pareció la adecuada.
      De nuevo muchas gracias, Darío, por tu comentario y enriquecer el debate en este blog. Un abrazo.

    1. Cris, me has hecho sonreir. ¿Sabes que yo también fui profe ELE hace algunos años (más de los que me gustaría… cómo pasa el tiempo)? Disfruta de tus días de profe. Un abrazo.

  5. Buenos días Ruth,

    yo… creo saberlo. Siempre me ha gustado mucho la gramática y nunca tuve errores hasta sexto de EGB, donde me liaron bastante y tuve que reaprender bastantes cosas. Ahora, con todas las reformas que han hecho de la estructura gramatical española tengo la sensación de ser de “la vieja escuela”. En fin.
    En cuanto al artículo, desde luego que me ha servido y me parece que tengo un arduo camino por delante con mi proyecto. Llevo muchos años escribiéndolo, pero éstos meses me ha resultado más fácil atenderlo, e ir desarrollándolo. Si tengo un momento a la tarde, trataré de pasarte algo. Me interesa que otros lo lean, precisamente, para corregir esos fallitos que con tanto mimo nos explicas para ser mejores.

    Muchas gracias, Rtuth.
    saludos. 🙂

    1. Me alegra mucho, María, que seas una apasionada de la gramática. Qué duda cabe lo necesario que es conocer las reglas gramaticales para tener una buena redacción.
      Muchas gracias por tus amables palabras sobre el artículo. Y mucho ánimo con los proyectos que me comentas que tienes por delante. ¡No dejes de escribir!

  6. Es muy importante conocer aspectos esenciales en la redacción, ya que ello le da riqueza e importancia. Aun cuando no es fácil tal labor, hay que esforzarse por adquirir buenos hábitos para hacerlo. Estoy pronto a escribir mi primer trabajo. Se lo enviare para su consideración. Gracias miles por su aporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *