Qué es el arco dramático o de transformación del personaje

Una de las cosas que más me gusta es habitar dentro del protagonista del libro que estoy leyendo. Vestir con su ropa, comer su comida y hacer frente a los acontecimientos que le van sucediendo.

No temas, aún sigo en mis cabales y sé que el personaje es ficción, aunque a veces sienta una profunda empatía hacia él. Y si esto lo disfruto tanto cuando leo, ¿cómo no voy a querer crear esa magia cuando escribo? Claro que esto segundo no es tan fácil.

Como ya supones, hoy me gustaría hablarte de la construcción y desarrollo del personaje. Aunque podríamos charlar sobre cómo componer sus características, físicas y de temperamento, etc., he considerado que quizás has leído algo más sobre ese tema. Por esta razón, he pensado en explicarte qué es el arco dramático o arco de transformación del personaje.

¿Qué es el arco dramático del personaje?

El arco dramático del personaje (o arco de transformación) es la curva que dibuja la evolución experimentada por el personaje a lo largo de la obra.

Voy a desgranarte un poquito esa definición. Cuando el personaje entra en la historia lo hace con una serie de características y valores determinados. También tiene un entorno o contexto concreto. Un pequeño apunte: fíjate que te hablo de cuando el personaje inicia la historia que, como sabes, no tiene porqué coincidir con las primeras páginas de tu novela o el comienzo de tu relato (AQUÍ puedes leer más sobre el tiempo de la historia y el tiempo narrativo).

A medida que la historia se desarrolla, el personaje va viviendo los acontecimientos a los que le somete el autor. Esto hace que pierda algunos de esos valores que tenía al inicio o que adopte otras características nuevas con las que antes no contaba. Además, sus circunstancias, su contexto, también puede ir cambiando. En otras palabras, el personaje se transforma como consecuencia de las experiencias que vive en la historia (no olvides que en literatura todo está entrelazado: la historia, el personaje, el tema…)

Así, por ejemplo, el personaje inicia la aventura en un “estado A” (unas características, cirunstancias, etc.) y, tras afrontar uno o varios de los hechos de su historia, evoluciona hacia un “estado B” donde algo de lo anterior (o todo) ha cambiado.

¿Cómo puede ser esa transformación?

Hasta ahora he definido qué es el arco del personaje. La noción está clara, ¿verdad? Pues acompáñame y veamos cómo puede ser esa transformación.

Como ya supondrás, el arco dramático del personaje puede darse de diferentes maneras. En primer lugar, podemos diferenciar dos tipos de transformaciones.

  • Transformación interior: el personaje cambiará a nivel moral, ideológico, etc. Por ejemplo, al inicio de la obra el personaje puede ser alguien idealista, comprometido con la sociedad y que lucha por el bien de su comunidad. En algún punto de la historia, o como consecuencia de todo lo que le va sucediendo, este personaje puede transformarse en un ser corrupto, que sólo mira por el beneficio propio en detrimento del bien común.
  • Transformación exterior: esta transformación implica cambios en las circunstancias y situación del personaje que no repercuten en sus valores o carácter. Así, si tomamos el ejemplo anterior, ese personaje se mantendría igual de idealista y comprometido de inicio a fin de la obra. Sin embargo, habría cambiado mucho el contexto que le rodea como, por ejemplo, su pareja (que puede haber sufrido la transformación descrita en el punto anterior), sus amigos y compañeros, el entorno social y de trabajo, etc.

Como ves, tanto en un caso como en otro, tienes un personaje con las mismas características al inicio de la historia. Sin embargo, dependiendo de si su transformación es interior o exterior, lo desarrollarás de manera diferente a lo largo de tu novela y relato. Como es natural, aunque puedes “ponerle a prueba” haciendo que a los dos personajes les sucedan cosas parecidas, la manera en que afrontarán esos hechos, su toma de decisiones, será diferente.

Por otro lado, estoy segura de que ya te habrás dado cuenta de que pueden darse ambas transformaciones en un mismo personaje: es posible que tu personaje cambie interiormente y que también se transforme su contexto (es decir, su “exterior”).

¿Cómo puede ser la evolución del arco del personaje?

O, en otras palabras, qué tipo de línea puede dibujar ese arco. Si pudiera mirarte en este momento, es probable que te viera sonriendo, ¿verdad? Desconozco si te gusta dibujar, pero estoy segura de que has pintado una línea más de una vez y sabes que ésta puede dibujarse de tres formas: ir hacia arriba, hacia abajo o bien prolongarse manteniéndose en el mismo nivel. Así serán los arcos de personaje:

  • Arco ascendente o positivo si el personaje evoluciona hacia una situación favorable. Tomemos un ejemplo conocido por todos: Cenicienta. Al inicio de la historia es desdichada (huerfana, con una madrastra muy malvada, etc.) y conoce a su hada madrina que le facilita el ir al baile. Aquí su situación mejora y se dibuja ese arco ascendente.
  • Arco descendente o negativo si se encamina hacia unas circunstancias adversas. Otro ejemplo conocido por todos es el lobo de Caperucita. Todo le va bien (se come a la abuela y atrae a la casa a la Caperucita para comérsela) hasta que aparece el leñador. En ese momento la situación se vuelve muy complicada para él y el arco se dibuja hacia abajo.
  • Arco neutro si no hay evolución o esta es muy leve. En este caso, los sucesos que vive el personaje no suponen una mejora o empeoramiento sustancial en su situación (al contrario de los casos anteriores). Quizás esta evolución neutra sea aparentemente la más compleja de entender. Sin embargo, hay muchos ejemplos de este tipo de personaje. Uno de ellos es el protagonista de novelas de A. Christie, el detective Hercules Poirot. Mientras se desarrolla la historia se producen cambios (todos encaminados a encontrar al criminal), pero estos no afectan de manera significativa al señor Poirot.

Otra cuestión a tener en cuenta es que en una misma obra el personaje puede vivir uno o varios de estos arcos dramáticos. Todo depende de lo compleja que sea la trama. Así, es posible que hablemos de diferentes tipos de arco.

Tipos de arcos de transformación de personaje (transformación interior)

Como decía al inicio del artículo, historia, tema y personaje están entrelazados. Estos pueden complicarse más o menos, por lo que los sucesos y temas que queremos abordar pueden influir en que el personaje desarrolle uno o varios de los arcos que señalaba antes. De este modo, es posible hablar de estos arcos de transformación:

  • Arco plano: son personajes que apenas evolucionan a lo largo de la obra. Antes has visto el caso de Hercules Poirot, que también puede ser un ejemplo de este arco plano.
  • Arco moderado: el cambio que experimenta el personaje es muy leve. En cierto modo es un “refuerzo” a los rasgos que el personaje ya poseía al inicio de la historia.
  • Arco  radical: este arco lo tienen los personajes que sufren una transformación profunda. En este caso, el personaje parte con un conjunto de características psicológicas determinadas y los hechos a los que debe hacer frente hacen que cambie su carácter. Sería el ejemplo que te describía en el punto “transformación interior”.
  • Arco traumático: similar al anterior pero más drástico. En cierto modo, el personaje “vuelve a nacer”, tiene una revelación vital o un hecho traumático le produce una crisis profunda de la que resurge convertido en un personaje diferente.
  • Arco circular: este tipo de arco lo desarrollan los personajes que evolucionan a lo largo de la histosria, pasando de un “estado a” a un “estado b” (y sucesivos), pero cuyo último estado vuelve a ser el que tenía al inicio de la historia (“estado a”). O bien, después de evolucionar describiendo arcos ascendentes y/o descendentes, vuelve a ese “punto de partida” pero sólo cambiado ligeramente.

Espero que disculpes que un tema tan rico y complejo como la evolución del personaje literario lo haya desarrollado de manera tan escueta. Como es natural, el formato de blog no me permite extenderme tanto como me gustaría. No obstante, espero que estas pinceladas sobre el arco dramático del personaje (o arco de transformación) te hayan servido de ayuda.

Y tú, ¿cómo te gusta que sean tus personajes? ¿Piensas en su evolución antes de ponerte a escribir tu novela o relato? ¿Trabajas su evolución? Cuéntame, cuéntame…

2 thoughts

  1. Hola Ruth
    Me pareció muy ilustrativo este apunte mil gracias, te sigo con atención pues estoy trabajando con cuatro historias dentro de un mismo relato que espero pueda culminar en una novela
    Te mando un abrazo desde México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *